Pulsa "Enter" para saltar al contenido

BAJO SECRETO

«Ojos olvidados y lacrimosos, ojos de perro enfermo. Sí, eso, ¡eso mismo!, de perro enfermo y viejo. Ojos de perro y de abuelo, ambos al final de la vida: cansados, mórbidos y llorosos.Ojos del abuelo que al contrario que los míos se perdieron para siempre camino de algún lugar al que llamaba con voz afligida “¡dios mío!”. 

mybook.to/bajosecretoebook

Sé el Primero en Comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *